Resaca existencial: de vuelta a la realidad

Resaca existencial: de vuelta a la realidad

Visita de Mire. The End

Ains, ains, aaaaains. Imagino que pasar una semana drogada y ver luces de colores y despertar con una resaca monumental debe ser parecido a esto: de martes a sábado saliendo día y noche, visitando cosas, conociendo gente, viviendo y luego…plof!! La txupri se va y yo me quedo con un librito de cuevas delante, que me produce efectos secundarios varios…qué dolorcillo de cabeza más tonto empiezo a notar.

Bueno, voy a ver si puedo contar las cosas con cierto orden y coherencia y desde el principio: hace unos 20000 o 15000 millones de años (dia arriba, dia abajo), explotó no se qué cosa y se creó el universo, después nacieron los bichos, luego los bichos con cerebro (nosotros, supuestamente ) y luego, bla bla bla, un montón de cosas hasta que, resumiendo un poco, llegó la madrugada del sábado y volvimos a la era glacial, es decir, a pasar frío en la calle y con lo puesto. Todo porque, tras milenios de evolución, hay una persona a la que el cerebro aún no le ha crecido lo suficiente como para recordar que las cosas que abren puertas hay que llevarlas encima SIEMPRE.

Necesitaba autoflagelarme un poco, porque es que soy idiota, sin matices. Después de varias (y nefastas) experiencias en Granada por olvidarme la llave dentro…¡voy y me dejo aquí la tarjeta que abre el bloque y mi planta! Empiezo a sospechar que mi trágico final va a ser terminar hecha un polo.

Afortunadamente, un chico majo llegó y abrió la puerta con su tarjeta, y otro chico majo (mi vecino, Rasmus) nos abrió la puerta de la planta después de aporrear los cristales como posesas. Bueno, ya os habréis dado cuenta, pero estamos vivas.

Esa noche (y parte de la mañana) dormimos como angelitas, en parte porque lo somos, y en parte por la cálida sensación que ofrece un nórdico cuando sabes que por muy poquito no has pasado la noche tirada en un parque a -2ºC…

Después del desayuno, el momento de recoger, hacer la maleta, etc., nos fuimos para la estación de buses, y desde ahí a comer, el último gran kebab (me ha quedado épico y todo). Había una foto de esto, pero mi cámara decidió autoformatearse el último día, así por la cara. Se lo perdonamos porque es nueva y porque solo se ha perdido un día, que si no el formateo se lo habría hecho yo después con un martillo…

Mientras comíamos no dejábamos de ver el ajetrado ir y venir de niñas emos y chillonas con un rayo pintado en la cara que nos hicieron devanarnos los sesos a ver de dónde salían y porqué. Mire acertó con lo de que era un concierto, yo intenté adivinar de qué, pero es que con esas pintas estaba empeñada en que era de Tokio Hotel…
Lo del rayo pintado era una pista importante, para cualquier fan:

No nos perdonaremos nunca nunca nunca no haber adivinado que la superdiva que tenía revolucionadas (y en tirantes) a las chiquillas de la puerta del Spectrum, gritando a cada vehículo de cristales tintados y maquillándose en la calle como si les hubieran disparado con la escopeta de Homer Simpson, era Lady Gaga. ¡¡Lady Gaga!! Y Mire que se iba para Barcelona, me cachiss, qué disgusto. Sobretodo, cuando por un poco de calderilla (800-900 kr. por cabeza) podríamos haber conseguido unas entradillas en la reventa (creo que había tanta gente haciendo reventa cómo gente haciendo cola para entrar…) y haber pasado la noche con el ale-ale-alejandro.

Nada, los astros conjurados contra nosotras, Mire tenía que coger el bus…Todavía con la rabia de no poder just dance all the night la acompañé hasta el bus, se subió y me fui. Me tuve que ir rápido por que me iba a entrar un ataque de penilla o de dolor por el batacazo de vuelta a la realidad, y claro, como a la cara de pena la tengo prohibido que salga en público (que yo soy una tía dura…or something like that), pues me tuve que ir a casita.

And…

Esto es todo, amigos.
Aquí termina la semana de la primera visita de Oslo (gracias, Mire), mis primeros paseos, mis primeras noches fuera, mi primera toma de contacto real con la vida de esta ciudad,…Y esto no se para.

Creative Commons License AttributionRepublish
0

4 comentarios sobre “Resaca existencial: de vuelta a la realidad

  1. Tengo una amiga escocesa que vive en Oslo y fue al concierto de Lady Gaga , por lo visto fue expectacular.
    Disfruta ( que ya veo lo haces ) de la ciudad que mas me gusta del mundo, Oslo.
    Saludos desde Ibiza

    Maria

    0
  2. Mi niña gracias a ti por el relato de estos dias tan guais !!
    pa la primavera vuelvo, supongo ke para entonces ya serás la puta ama de oslo !!!

    te kiero txupri !!
    muuuuuaaaaaaaaaaaaaaa

    0
  3. Yo porque tengo una compi en mi estudio, que sino uno de los dias que volvi de noche con sergio… fue sin llaves… y me cuesta la copia sobre 50-70euros… pero ella no estaba, nos abrieron tocando a todos los timbres de la resi, y estuvimos en la sala de la tele hasta que vino Lorena de haber salido de clase, y nos estuvimos averiguando con unas llaves varios dias…
    Te pasa lo k a mi, que no escarmentamos…yo las perdí, las busco sergio por donde estuvimos haciendo el canelo en el monte al dia siguiente y yo he preguntado en la poli en objetos perdidos varios dias pero no ha habido suerte.
    Somos únicas!!! Cuidate guapa. Tuviste suerte, como yo. Un abrazo

    0

Deja un comentario

×

You are free to:

 

License

Creative Commons License AttributionCreative Commons Attribution
Resaca existencial: de vuelta a la realidad