Friday on Friday’s

Friday on Friday’s

Al final voy a tener que darle razón a alguna gente y empezar a escribir en plan telegrama, porque tengo tres días y medio para escribir un proyecto de 20 páginas así que más vale que deje de andarme por las ramas y contar paranoias metafísicas existenciales a bajo cero si quiero poner el blog al día y dejarlo a puntito para cuando termine los exámenes y sea totalmente libre…

Viernes 20. Party!

Empezamos la noche con preparación pre-party (léase comprar cerveza). Cena en casa con Agnija y Miguel (Jeanett está fuera unos días). Plato especial de la noche: cosa-marrón-de-Letonia-que-se-vuelve-semi-blanca-al-cocer-y-que-parecen-lentejas-pero-se-cocina-como-si-fuera-arroz con chorizo y tomate. Ñam ñam.

[He estado investigando, eso que comimos se llama alforfón y según la wikipedia es muy de ser comido por vacas y cabras y tal o para hacer la harina de las galletas del Dia, pero mira, no está nada mal…]

Tren hacia Kringsja (residencia petadita de españoles, en la quinta puñeta, última parada antes del campo abierto. La frase está muy trillada pero es que es cierta: hacía más frío que en la comunión de Pingu).  La verdad es que la famosa Kringsja mola bastante pero eso de que esté allí en mitad de la nada y ninguna parte y con temperaturas propias del circulo polar ártico…no, eso no mola.  Fiesta con sabor latino, como no podía ser de otra manera en Kringsja: veinticatorce españoles, un par de italianos, un par de sudamericanos, una polaca que sabe decir «ven aquí come pollas» (¡¿pero quién le enseña español a estos guiris?!) y Agnija.

Tren de vuelta a Oslo tras una carrera con hielo en los pulmones. Pizza slice en Seven Eleven (la dependienta nos habla en español…). Antes de entras nos quedamos un ratito en un portal haciendo fotos idiotas (las mejores 😉 ) y observando la locura de algunas noruegas que necesitan que le miren el culo aunque le salgan chuzos en él…Ya me había avisado Mire que esto era moda en Inglaterra, antes muertas que sencillas.

Niña tápate, que vas a coger frío

Parada obligatoria en Friday’s y a bailar a ritmo de bamboleo (sí, otra vez). Bailar, en el argot Friday’s, significa dejarte arrastrar por una marea humana a la par que buscas tu respiración que se te ha perdido en algún momento mientras te quedabas encajada como sardina enlatada entre varios cuerpos bamboleantes…Need beer. Detalle: el camarero de Friday’s también es español. «one beer, please» «ahi la llevas, cerveza fresquita» «Jum, tú no eres de por aquí, ¿a qué no?»  Somos plaga 😀

Esto es lo que se entiende por gente que brilla con luz propia

Terminamos bailando un entregadísimo «I’ll survive» de esos que se hacen poniendo sentimiento (eso es: botando como si se tratara de un concurso a ver quien llega más alto, gritando hasta que todo el mundo te ha visto la campanilla y poniendo caras raras).

Y ale, a casita, a disfrutar de un chocolate calentito y a descansar…Biiiip. Error.  cuando te has disfrazado de pijama y sueñas despierta con tu almohada a esta gente se le ocurre que es un buen momento para ver las fotos. Así qeu posponemos el momento dormir hasta que terminamos de ver las fotos de la noche, con nosotros siempre sonrientes y guapísimos (siempre siempre, cuando se tiene esta balleza natural, no hay manera de salir mal, qué va…).

Ha det bra!

Creative Commons License AttributionRepublish
0

3 comentarios sobre “Friday on Friday’s

  1. Disfruta a tope de tu aventura en Oslo y no dejes de contar que cuando te leo ademas de reirme y divertirme me haces retroceder en mi tiempo.
    Un abrazo desde Ibiza

    Maria

    0

Deja un comentario

×

You are free to:

 

License

Creative Commons License AttributionCreative Commons Attribution
Friday on Friday’s