72 horas en Bélgica y Holanda

72 horas en Bélgica y Holanda

Bueno, pues una vez terminado el viaje por mundos asiáticos y tras haber reducido mi cuenta corriente a un puñado de números asustados mirando al oscuro y negativo abismo, una mente sensata como la mía habría decidido no volver a viajar por un tiempo, que como dice mi sabio padre “Hay que guardar pa’ cuando no haya”. Pero mi sabio padre y mi mente sensata no saben qué ofertas tiene Ryanair….ay, como corporación explotadora es horrible pero que precios tiene a veces…así que cállate, conciencia, que aún nos queda mundo que ver y aún no nos han subido el sueldo al nivel de nuestros principios…

Pues eso, que después de pasar Navidad en España, Abril en España otra vez, y Junio allá por la quinta puñeta, aún me quedaban dos días de vacaciones que tenía que coger forzosamente antes de Octubre (que volvía a España, pero eso es otra historia…) para no perderlos. Dos días que podría haber usado para hacer cosas productivas o para relajarme del estrés derivado de mi condición de funcionaria en un país donde de por sí las venas ya llevan horchata. Pero no, se me ocurrió que algo mejor seguro que se podía hacer con dos días y mi primera idea fue hacerme la valiente e irme de camping yo sola por los montes escoceses. Pero lo descarté por dos motivos, uno que soy una cobarde pecadora y el otro que…nah, mayormente fue por eso, que ya no tiene una edad para hacer esas locuras. Y hablando de no hacer locuras, voy a explicar como Alba y yo terminamos un par de semanas después en Eindhoven (nop, yo tampoco lo había oído antes…).

Como ya he dicho, me sobraban dos días, y a ella también. Se lo comentamos al resto del grupo de expats pero oye, es que algunas tenían ya las vacaciones hipotecadas, sin días y en deuda (no quiero mirar a nadie, eh, Sandra?…). Así que miramos que se podía hacer en dos días, que con el finde son cuatro, buscamos vuelos baratitos, seleccionamos unas cuantas opciones y al final decidimos pues como se ha hecho toda la vida: con un modelo matemático de puntuaciones ponderadas. Y las matemáticas son una mierda. Espero que Fergus algún día pueda perdonarme por esto que acabo de decir pero es que fue a tocarnos el destino que menos ilusión nos hacía. Pero si los números han hablado hay que ir con ellos hasta sus últimas consecuencias, porque los números no mienten. O eso crees hasta que empiezas a ver los gráficos en OkDiario…

Resumiendo, que me vuelvo a liar: después de pedir las vacaciones un martes para irme ese mismo viernes (subidón de adrenalina, oh yeah!), los números nos llevaron hasta Eindhoven y ahora me alegro y voy a ver si soy capaz de explicar porqué en menos de 73500 palabras (no, no sobra ningún cero).

Volamos un viernes de buena mañana, saliendo de casa a esa hora en las que aun están poniendo las calles y no recuerdo muy bien que pasó hasta que me bajé del avión. Creo que leí un rato, pero no estoy segura. No hay músculo ni neurona que me funcione bien antes del primer café (a veces del segundo…) y ese día no iba a ser una excepción.

Después del avión ya empiezo a tener algún recuerdo difuso, como que el chaval del puesto de información tenía cara de que le hubiesen metido una escoba por el culo, y cuando le preguntabas por…ya sabéis, información… actuaba como si se la hubieses metido tú.

Tristemente, esto ha sido una constante en todo el viaje. El último día bromeábamos con montar una empresa de educación en atención al cliente especialmente dirigida a trabajadores del transporte y los puestos de información. Porque el resto de gente era maja, pero la gente que trabajaba en transporte, no. Bordes. Todos. Pero a pesar de sus esfuerzos, conseguimos encontrar el autobús que nos llevaba al centro, aunque nos vendieran el billete equivocado, o nos contestaran como si tuviéramos la peste.

Mira, qué entrada tan cuqui me ha quedado, si no he llegado ni a las 700 palabras esta vez…De edición de bolsillo. Pero es que en verdad esto se suponía que iba a ser solo una introducción, un parrafillo, y que me iba a caber todo el día en una entrada…Ilusa…

1+

Deja un comentario